Teppanyaki en Salamanca Salamanca > Castilla y León > España


Teppanyaki en  Salamanca La preparación del teppanyaki es un espectáculo en tanto que una de sus peculiaridades más apreciadas es cuando el cocinero delante de los comensales, efectúa su preparación.
Teppanyaki deriva del término teppan, que desea decir plancha en japonés. En estos restaurants hay una gran plancha central en la que el chef prepara los platos con destreza.
Si buscas un restaurant de Teppanyaki en Salamanca , en esta web vas a poder encontrar los más cercanos.tenemos más de cincuenta restoranes asiáticos en nuestra base de datos.
Los japoneses gozaban tanto de ver el espectáculo de habilidades de los chefs que preparaban teppanyaki, como de exactamente la misma cocina, más familiar que los platillos de comida tradicional nipona.
Muchos restaurantes de Teppanyaki en Salamanca siguen poniéndole énfasis al aspecto del espectáculo. Por poner un ejemplo vamos a poder ver, por la parte del chef, lanzar un camarón con la bolsa de la camisa.
En los restoranes de teppanyaki vamos a poder ver de qué manera se prepara en la plancha, el yakisoba, arroces con verduras variadas, gambas, almejas, carne, pescado… La manera de trabajo es silenciosa, relajada, limpia, controlada….



Categorias de restaurante asiático en Salamanca




Listados Teppanyaki en Salamanca


Lui Y Keyto

Calle Valencia, 13
El 97% de usuarios que dejan una opinión de este restaurante, viven en un radio de 3KM.

25%
Puntuación de prueba. 0 usuarios han votado por este restaurante

El Bardo

Calle de la CompañA­a, 8
Valora este restaurante (Salamanca) para que el resto de usuarios sepan elegir una buena opción.

54%
Puntuación de prueba. 0 usuarios han votado por este restaurante

Restaurante Japonés Ai

Calle de Pozo Hilera, 8
Salamanca tiene 3 restaurantes que sus habitantes pueden elegir.

46%
Puntuación de prueba. 0 usuarios han votado por este restaurante

3 restaurante asiático encontrados

  • 3 Teppanyaki en Salamanca

Add your business in this website

Página web creada por Maria Tortajada Gomez