Pho en Chiclana de la Frontera Cádiz > Andalucía > España


El Pho en Chiclana de la Frontera se sirve bien caliente en un tasón de porcelana y adobado al gusto con limón o vinagre, ají picante, pimienta y salsa de pescado.
En el momento de degustar el pho se le agregan ingredientes como cebollinos, cebollas blancas y hojas de coriandro. En ciertas zonas, sobre todo sureñas, se ofrecen en un plato separado brotes de frijol (poroto) verde, hojas de cilantro y otras verduras a elección del comensal, todos crudos mas se vuelven cocidos una vez sumergidos en el caldo.
Luego se cortan pedazos de carne o bien pollo, vegetales y sazonadores. Así mismo, pho es servido con platos adicionales o bien otras cosas como por servirnos de un ejemplo limón o lima, porotos, y hojas tailandesas. Pho en  Chiclana de la Frontera
El pho es una aromática sopa vietnamita elaborada a base de carne de res y fideos de arroz. Es perfecta para una comida o una cena con amigos, pues cada comensal puedes incorporar sus propios condimentos al gusto.
Esta sopa singular, muy nutritiva y que no engorda, tiene origen en el norte de Vietnam hace unos cien años, con el tiempo se extendió a todo el país y se transformó en algo así como un plato nacional.
El Pho en Chiclana de la Frontera se sirve en un bol con fideos de arroz en un caldo de carne de ternera con pequeños pedazos alargados de carne. Las alteraciones acostumbran a llevar vísceras como ligamentos, tripas, o carne picada en forma de albóndigas, muslos de pollo, pechugas de pollo, o bien incluso otros órganos del pollo (corazón, hígado, etcétera).



Encontrados


Feng Shui Sancti Petri

Carretera de la Barrosa, km 1
Inserta tu experiencia vivida en este restaurante (Chiclana de la Frontera) para que el resto de usuarios la vean.

71%
Puntuación de prueba. 0 usuarios han votado por este restaurante

1 restaurante asiático encontrados

Restaurante asiático por categorias en Chiclana de la Frontera




  • 1 Pho en Chiclana de la Frontera

Add your business in this website

Página web creada por Maria Tortajada Gomez