Teppanyaki en Torrelavega Cantabria > Cantabria > España


Teppanyaki en  Torrelavega A la hora de preparar el teppanyaki, cortan el pescado o la carne, una vez cocinados con sake o bien salsa de soja, con las espátulas con rápidos movimientos rítmicos que casi amedrentan por su fuerza.
De aperitivo en estos establecimientos, podemos solicitar un surtido de sushi y sashimi de atún, dorada y langostinos. Y de postre, claro, no perderse el helado de té verde, intenso y refrescante.
Los restaurantes de Teppanyaki en Torrelavega , son restaurantes en los que hay una enorme plancha central, rodeada de un marco a modo de mesa en la que los comensales pueden disfrutar del espectáculo de ver cocinar sus platos en directo.
Muchos restaurantes de Teppanyaki en Torrelavega siguen explotando el aspecto del espectáculo por la parte del chef, introduciendo otro tipo de alteraciones y trucos, por poner un ejemplo, aventar un huevo en el aire y diseminarlo con el cuchillo.
Teppanyaki en U.S.A. puede ser un plato de carne y otros elementos junto con vegetales mas en este país asimismo se le conoce por el nombre de hibachi, y los establecimientos son conocidos como “Steakhouse japonés”.
Los restoranes de el país nipón pronto se dieron cuenta que el teppanyaki era más popular entre los extranjeros que entre los propios japoneses. Debido al espectáculo que llevaba su preparación.



Restaurante asiático por categorias en Torrelavega




Aqui te mostramos algunos Teppanyaki en Torrelavega


Mexsia

Calle Gandara, 3
Agradeceriamos que desde nuestro formulario CONTACT nos hicieras llegar cualquier sugerencia sobre nuestra web.

46.667%
Puntuación real 2,33335. 3 usuarios han votado por este restaurante

Solper

Calle La Cantábrica, 6
Echa un vistazo a los comentarios que han dejado nuestros usuarios acerca de este restaurante (Torrelavega).

98%
Puntuación de prueba. 0 usuarios han votado por este restaurante

2 restaurante asiático encontrados

  • 2 Teppanyaki cerca de Torrelavega

Add your business in this website

Página web creada por Maria Tortajada Gomez